Se trata de una obra ejecutada para la Diputación y Osakidetza como principales clientes, de la mano del prestigioso estudio de ingeniería y arquitectura Sestra.

Debido a las patologías encontradas en la fachada, la dirección técnica decide acometer una nueva envolvente, ejecutando una fachada ventilada en la orientación más expuesta del edificio. Un gran acierto, y un gran resultado.