Esta intervención tiene su origen en los problemas de desprendimientos de sardineles en fachadas, así como el deterioro progresivo de terrazas, con impermeabilización deteriorada, que a su vez generaban problemas en todo el elemento constructivo.
Se realiza una renovación completa de terrazas, llegando hasta la base de hormigón del forjado y ejecutando una nueva impermeabilización, se reparan los techos de madera y se les aplica un nuevo revestimiento. Los barandados metálicos deteriorados también se reparan y revisten. Por último, la intervención más importante, sobre todo para seguridad a terceros, se trata del anclaje de ladrillos a sardinel en cantos de forjados. Se aplican más de 700 anclajes técnicos, sujetando toda la superficie de ladrillo al hormigón original, asimismo, se reparan juntas y reconstruyen extensas zonas deterioradas de la fachada de ladrillo cara vista.