La intervención consiste en sellado, impermeabilización e hidrofugado de fachada. Esta intervención resulta especialmente complicada en cuanto al tratamiento de la piedra se refiere. Lo porosidad de la arenisca limita la intensidad de los tratamientos, así como los productos adecuados para su hidrofugado.