Aplicación de sistemas S.A.T.E. de aislamiento térmico exterior. 

 

¿Qué debemos tener en cuenta?