En este caso rehabilitamos una fachada protegida, frente a la catedral del buen pastor. Se tratan diferentes elementos de fachada, con gran importancia de barandados y elementos de piedra arenisca, tan típica en las fachadas de Donostia.

Interiormente se revisan aleros, cubiertas y encuentros varios. Rehabilitamos también el patio interior del edificio, recolocando elementos y renovando paramentos verticales y horizontales. Nos encanta trabajar en este tipo de fachadas, que forman parte de la historia de la ciudad, a las cuales hay que dedicar el máximo tiempo y cuidado.

Se respeta el plazo de obra fijado inicialmente, causando la mínima afección a los negocios situados en planta baja. Aspecto muy importante cuando se trabaja en fachadas de esta parte de la ciudad.